Introduce tu búsqueda

  • Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    En casa del abolicionista...
    «La seducción», de Sofia Coppola.

    Malas calles.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Premios Pollo 2045

    La isla mínima

    Alta era la competencia este año y altas nuestras expectativas con los premios de la Academia a lo mejor del cine español. Pero, por desgracia, los Goya han vuelto a decepcionar al concentrarse en un par de títulos obvios y dejar de lado auténticas maravillas. Así, La isla mínima y El Niño han obtenido 17 y 16 nominaciones, respectivamente, mientras que dos cintas tan notables como Hermosa juventud y Carmina y amén han tenido que conformarse con una mera mención cada una (ambas en la categoría de actriz secundaria, donde, eso sí, los excelentes trabajos de Ingrid García Jonsson y Yolanda Ramos parten como favoritos). También destinada al ámbito ‘novel’ ha ido a parar la maravillosa 10.000 km, que no debería quedarse sin el galardón a mejor ópera prima pese a encontrarse con la interesante Musarañas (cuya Macarena Gómez sí que es una auténtica revelación). Todos estos films han quedado relegados a un segundo plano en favor de la divertida coproducción argentino-española Relatos salvajes, cuyas 9 candidaturas han superado a las 7 de la arriesgada Magical Girl de Carlos Vermut, principal rival de Alberto Rodríguez y su cuidada isla. Ambas obras ya se vieron las caras en San Sebastián, donde se repartieron los honores.

    Hablar aquí de nostalgia de los 80’s sería impreciso. Los colores saturados, los anti-héroes torturados, los amores imposibles y la violencia descarnada —en ocasiones rozando el prefijo ultra, dada su contundencia— son las señas de identidad de un 2014

    Una de las incógnitas de estas nominaciones era la recepción que la Academia daría a la bella cinta vasca Loreak, finalmente presente en la categoría principal pese a sólo contar con una mención más (banda sonora) y, por tanto, grandes posibilidades de irse de vacío. Especialmente inaudita resulta su omisión en fotografía. Curiosamente, esta categoría sí cuenta con la presencia de Ocho apellidos vascos, a la que el grandísimo éxito de taquilla sólo ha conseguido 5 nominaciones (contando, eso sí, los geniales Dani Rovira, Karra Elejalde y Carmen Machi con muchas papeletas). Definitivamente, la comedia no es el género de la Academia, que ya ignoró el año pasado a la divertida 3 bodas de más a cambio de dramas bastante insulsos. Y, hablando de cintas insulsas, las categorías de guion adaptado (que sólo ha servido para que la notable A Esmorga se cuele en las nominaciones) y cinta de animación (con Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo como clara ganadora) deberían quedar desiertas en caso de necesidad, pues no es la primera vez que incluyen prácticamente cualquier obra que cumpla sus requisitos. No obstante, el alto número de candidatos interesantes no ha evitado deslices preocupantes en las categoría de largometraje documental (¿dónde está Costa da Morte?) y película europea (¿realmente es mejor Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho? que La Venus de las pieles, Philomena o El congreso, por citar algunos ejemplos?).



    Si algo dejan siempre claro los académicos es que las películas populares parten con ventaja porque los votantes no se molestan en ver todas las candidatas (ni siquiera la mayoría). Sólo eso explica que ninguna actriz de Loreak haya sido nominada pero sí lo estén interpretaciones bastante banales de La isla mínima y El Niño. Por cierto, ¿a qué viene la nominación de Ricardo Darín a mejor protagonista? A nivel interpretativo, la única sorpresa agradable es la presencia de las dos extraordinarias actrices de Marsella (María León y Goya Toledo) pese a que la hermosa canción de la película (“Le vent me dirá”) no se haya hecho un hueco en su cuestionable categoría discotequera. El plano técnico ha quedado repartido entre la irregular Autómata (cuyo protagonista, Antonio Banderas, recibirá el Goya de Honor) y las grandes favoritas de la velada y apenas ha dado sorpresas, aunque resulta curioso ver a la mediocre Un puñado de besos (candidata en vestuario) empatada con la excelente Carmina y amén a número de nominaciones. A este respecto, es especialmente dolorosa la exclusión del gran Paco León de las categorías de guion y dirección. En cualquier caso, quizá lo más triste de esta edición sea que muchas de las obras que han sido eclipsadas habrían obtenido un buen puñado de nominaciones de estrenarse el mediocre año pasado. Sin embargo, no debemos lamentarnos por ello, sino todo lo contrario: el 2014 siempre será recordado como un grandísimo año para el cine español y, con nominaciones o sin ellas, La isla mínima, Magical Girl, 10.000 Km, Loreak, Ocho apellidos vascos y el resto de cintas mencionadas pueden sentirse orgullosas de formar parte de él. El 7 de febrero tenemos cita con la gran noche del cine español, esperada con más impaciencia que nunca.
    Feelmakers

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Estrenos

    Festivales

    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».
    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».

    Extras

    Tráileres