Introduce tu búsqueda

  • In sanguis veritas.
    The neon demon, de Nicolas Winding Refn.

    ¿Cuántos poetas se necesitan para elogiar a una ciudad?
    Paterson, de Jim Jarmusch.

    El castigo de Hedoné.
    La doncella, de Park Chan-wook.

    Especial Oscar Race 2017.

    Epicedio appassionato.
    Solo el fin del mundo, de Xavier Dolan.

    Recap | American Horror Story: Freak Show (4x05)

    American Horror Story: Freak Show (4x05)

    Chocante episodio de transición

    crítica a Pink Cupcakes (4x05) | American Horror Story: Freak Show. | ★★★ |

    FX | EE.UU, 2014. Director: Michael Uppendahl. Guión: Jessicha Sharzer. Creadores: Ryan Murphy & Brad Falchuk. Reparto: Sarah Paulson, Evan Peters, Michael Chiklis, Frances Conroy, Denis O´Hare, Emma Roberts, Finn Wittrock, Angela Bassett, Kathy Bates, Jessica Lange, Naomi Grossman, Jyoti Amge, Erika Ervin, Patti LaBelle, Celia Weston, Gabourey Sidibe, Matt Bomer. Fotografía: Michael Goi. Música: Mac Quayle.

    Hasta los episodios de transición, aquellos donde la trama se reagrupa y avanza despacio, son algo especial en American horror story. Tras llorar la pérdida de Twisty y con la nueva condición del espectáculo como algo consolidado a nivel social en Júpiter, la trama pasa a centrarse en la llegada de Stanley como falso cazatalentos de Hollywood y la condición de asesino de Dandy. Hay mucho que comentar de estos 48 minutos de frenético metraje, que como un hechizo te hipnotizan desde el primer fotograma hasta los puntos suspensivos que cierran la historia. Siguiendo con la estrategia de centrarse más en uno u otro personaje en cada capítulo, para que el amplio reparto tenga su momento de lucimiento y el público se entere de las circunstancias de los personajes, aquí es el matrimonio de Dell y Desiree lo que se examina, tanto juntos como separados. Sabremos por fin, aunque no era muy difícil de adivinar, la razón de la frustración constante del Hombre Forzudo, así como los motivos de la protuberancia extra de la Mujer ¿Hermafrodita?

    Resulta que Dell es gay y, como muchos en los años 50 y todavía en 2014, sufre por ello. Mucho. Esto explica su preferencia por la Mujer Barbuda que es Ethel, o Desiree con su apéndice adicional, que no lo es tanto. Dell cruza sus caminos con Dandy en un bar gay clandestino de la zona, donde tiene un atractivo noviete (Matt Bomer, del que hablaremos ahora) que cobra por su tiempo. Michael Chiklis expone toda su vulnerabilidad en un monólogo donde declara su amor por Andy y las intenciones de crear juntos una nueva vida, algo que minutos más tarde veremos será imposible. Respecto a Desiree, un arrebato de pasión con Jimmy la lleva al médico, donde descubre no solo que no es hermafrodita –su apéndice extra es un clítoris hipertrófico–, sino que ha tenido un aborto involuntario. Angela Bassett nos hace olvidar a su memorable Marie Laveau dando vida y alma al drama de Desiree, que ha tenido una vida terrible y ve en las noticias de doctor la posibilidad de ser normal.
    Feelmakers

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Críticas

    Festivales

    • Las 10 mejores películas de Akira Kurosawa

      Por José Luis Forte. «De nuevo el juego está en marcha, como diría nuestro adorado Sherlock Holmes: destacar las diez mejores obras de un director de cine. En esta ocasión es el gran Akira Kurosawa el elegido, quizá el autor japonés más popular y con más merecido prestigio de la lejana isla. Y otra vez nos encontramos con la habitual problemática: dejar fuera películas que deberían incluirse en la lista».
    • El cine de Hou Hsiao-Hsien, un espacio para habitar. Apuntes sobre The Assassin

      Por Miguel Muñoz Garnica. «Estamos en el sur de Taiwán, a principios de los años cincuenta. Un pueblecito rural de calles sin pavimentar y casas humildes donde las duchas con agua caliente se dan calentando un barreño de agua sobre una hoguera. Un grupo de niños, descalzos y vestidos de blanco, juega con peonzas en la plaza del pueblo».
    • Próximamente: Retrospectiva de Jacques Becker

      Por José Luis Forte / «A golpe de escoplo y martillo un hombre perfora el suelo de hormigón de una celda. Cada impacto hace saltar esquirlas y polvo de cemento en una tarea que se nos antoja imposible. Hay poco tiempo, el ruido es infernal, los guardias de la prisión pueden pasar en cualquier momento y solo la casualidad de que haya obras en el edificio permite que los golpes no llamen la atención. Como un péndulo que marca los segundos con una perfección milimétrica, como gotas de agua que fueran cayendo de un grifo inagotable, la secuencia del trabajo se desarrolla maquinalmente, pero es un hombre quien incansable mantiene el hipnótico ritmo».

    Premios

    Escenas

    Noticias

    Proyectos

    [12][asdbd][slider3top]