Introduce tu búsqueda

  • Down by Earth.
    «Song to Song», de Terrence Malick.

    Sensualidad praxiteliana.
    «Call me by your name», de Luca Guadagnino.

    En casa del abolicionista...
    «La seducción», de Sofia Coppola.

    Malas calles.
    «Good Time», de los hermanos Safdie.

    Dos ventanas al vacío.
    «A Ghost Story», de David Lowery.

    Recap | American Horror Story: Freak Show (4x05)

    American Horror Story: Freak Show (4x05)

    Chocante episodio de transición

    crítica a Pink Cupcakes (4x05) | American Horror Story: Freak Show. | ★★★ |

    FX | EE.UU, 2014. Director: Michael Uppendahl. Guión: Jessicha Sharzer. Creadores: Ryan Murphy & Brad Falchuk. Reparto: Sarah Paulson, Evan Peters, Michael Chiklis, Frances Conroy, Denis O´Hare, Emma Roberts, Finn Wittrock, Angela Bassett, Kathy Bates, Jessica Lange, Naomi Grossman, Jyoti Amge, Erika Ervin, Patti LaBelle, Celia Weston, Gabourey Sidibe, Matt Bomer. Fotografía: Michael Goi. Música: Mac Quayle.

    Hasta los episodios de transición, aquellos donde la trama se reagrupa y avanza despacio, son algo especial en American horror story. Tras llorar la pérdida de Twisty y con la nueva condición del espectáculo como algo consolidado a nivel social en Júpiter, la trama pasa a centrarse en la llegada de Stanley como falso cazatalentos de Hollywood y la condición de asesino de Dandy. Hay mucho que comentar de estos 48 minutos de frenético metraje, que como un hechizo te hipnotizan desde el primer fotograma hasta los puntos suspensivos que cierran la historia. Siguiendo con la estrategia de centrarse más en uno u otro personaje en cada capítulo, para que el amplio reparto tenga su momento de lucimiento y el público se entere de las circunstancias de los personajes, aquí es el matrimonio de Dell y Desiree lo que se examina, tanto juntos como separados. Sabremos por fin, aunque no era muy difícil de adivinar, la razón de la frustración constante del Hombre Forzudo, así como los motivos de la protuberancia extra de la Mujer ¿Hermafrodita?

    Resulta que Dell es gay y, como muchos en los años 50 y todavía en 2014, sufre por ello. Mucho. Esto explica su preferencia por la Mujer Barbuda que es Ethel, o Desiree con su apéndice adicional, que no lo es tanto. Dell cruza sus caminos con Dandy en un bar gay clandestino de la zona, donde tiene un atractivo noviete (Matt Bomer, del que hablaremos ahora) que cobra por su tiempo. Michael Chiklis expone toda su vulnerabilidad en un monólogo donde declara su amor por Andy y las intenciones de crear juntos una nueva vida, algo que minutos más tarde veremos será imposible. Respecto a Desiree, un arrebato de pasión con Jimmy la lleva al médico, donde descubre no solo que no es hermafrodita –su apéndice extra es un clítoris hipertrófico–, sino que ha tenido un aborto involuntario. Angela Bassett nos hace olvidar a su memorable Marie Laveau dando vida y alma al drama de Desiree, que ha tenido una vida terrible y ve en las noticias de doctor la posibilidad de ser normal.
    Feelmakers

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Estrenos

    Festivales

    • El tedio según Sofia Coppola

      «Si nos detenemos a analizar la filmografía de Sofía Coppola, encontramos un denominador común en todas sus historias. Los personajes que retrata la realizadora neoyorquina están embriagados por el aburrimiento, por una sensación de pesadumbre que les arrastra y que, de un modo u otro, actúa como catalizador de sus actos. Puede ser un elemento impuesto, como ocurre en Las vírgenes suicidas, y del que solo hay una manera de escapar; que viene dado por el entorno, como en Lost in translation, donde se materializa en un sentimiento de extrañeza que acaba por unir a dos almas solitarias...».
    • Cuaderno de viaje: análisis visual y narrativo de Twin Peaks

      «Aviso al lector: este texto, como la anterior entrega que publicamos, está plagado de spoilers que detallan información de los capítulos reseñados. Está concebido con la esperanza de ser un acompañamiento a las experiencias de visionado previas de cada uno, y como tal asume la incompletitud de su análisis. Ni ofrece, ni lo pretende, una lectura totalizadora de la serie. Sino una serie de fragmentos rescatados, puestos en una relación más o menos arbitraria y leídos bajo una serie de constantes que se adivinan en Lynch, pero que quizá tengan mucho de las propias inquietudes de quien escribe...».
    • El cine de Maya Deren. Una mirada a su filmografía

      «La consolidación de la mujer en la industria del cine es algo tan reciente y, por desgracia, tan condenado a un inevitable período de reafirmación presumiblemente extenso, que resulta muy difícil establecer una lectura del papel femenino en el cine y, mucho menos, en el cine de vanguardia, pues su relación parece más coincidente que desencadenante. Sólo en las últimas entregas de los grandes festivales, ha sido motivo de indignación y debate la ausencia de una participación femenina más cuantiosa...».

    Extras

    Tráileres